de

del

ZonaGuajira

El portal noticioso de La Guajira. Las últimas noticias siempre al alcance de tu mano.

settings
menu search

ZonaGuajira

“Si el sicario ingresa al centro educativo acaba con todos”: testigo del atentado en Jorge Pérez

Agosto 30, 2017 - 10:03 pm

Aún la comunidad del barrio Jorge Pérez de Riohacha revive los momentos del ataque a tiros de un sicario que acabó con la vida de dos personas y dejó heridas a dos más, sobre todo porque fue en frente de niños de una institución educativa: colegio Gimnasio La Esperanza. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y eso ve reflejado en lo que se observó en el escenario donde se registró la tragedia.

En la entrada de la residencia se ven los orificios que dejaron los impactos de proyectil de arma de fuego que lanzó el sicario contra Carlos Manuel Barros Gutiérrez, Katleeng Mayleth Rodríguez Viloria, ambos fallecidos. Y contra la docente Arelis Rodríguez Viloria y Luis Vásquez Arias, quienes resultaron heridos. Como un reflejo de lo sucedido, los impactos dieron blanco muy cerca de los dibujos que dan vida la institución educativa y donde milagrosamente los estudiantes no resultaron heridos tras la intensa balacera.

Los impactos dieron blanco en la entrada principal del colegio, así como en la puerta de la vivienda, donde se vio afectado el vidrio.

En esos momentos, alrededor de las 11:20 de la mañana del día martes 29 de agosto, estaban al interior de la vivienda 100 niños de preescolar y primaria, la mayoría de sectores periféricos de Riohacha, quienes lograron ponerse a salvo por la pronta reacción de los docentes de la institución.

“Actuamos lo más rápido posible. Pegamos los niños a la pared, eran 100 niños. Fue a las 11:20 de la mañana, ya íbamos a empezar a soltar a los niños. Los reunimos en un salón, los padres de familia, la policía nos ayudó para podernos tranquilizar”, contó un testigo del hecho.

Sin embargo, se informó que hubo dos menores que resultaron afectados por la connotación del hecho criminal tras el ataque a tiros y luego de los gritos de las víctimas.

“El muchacho estaba allá y el sujeto le disparó. Si el hombre entra nos acaba a todos. Estábamos haciendo una dinámica a los niños, creo que eso fue lo que nos salvó porque los menores estaban todos en un mismo lado y no estaban revueltos. Si el hombre entra nos acaba a todos”, contó la testigo que pidió reserva de su identidad.

Velorio en el colegio

Katleeng Mayleth Rodríguez Viloria era una agraciada joven del barrio Jorge Pérez de Riohacha. Según testigos, la joven al escuchar los disparos se fue a percatar de lo sucedido y allí resultó lesionada de gravedad.

Para sus amigos y allegados, era una joven alegre, extrovertida e hincha furibunda del Junior de Barranquilla.

Por eso ayer, cuando el féretro reposaba en la sala de la institución educativa y donde además residía, sus familiares y amigos no dudaron en colocarle la camiseta del conjunto barranquillero y en ella plasmada las figuras de Teófilo Gutiérrez y Yimmy Chará.

“La recordamos con mucha alegría, sobre todo por esa pasión que tenía del equipo de Junior de Barranquilla. Siempre que jugaba el equipo tenía la camiseta puesta”, contó un familiar de la fallecida.

Ayuda psicológica

La Dirección Nacional para la Protección de niños y adolescentes se trasladó al centro educativo y conoció de primera mano la difícil situación en la que se vieron inmersos los más de 100 estudiantes.

“Es un hecho reprochable, milagrosamente no hubo un menor herido. El pistolero no midió el accionar, allí están las pruebas. Todo se hizo rápido, pero que los niños se supieron manejar gracias a Dios y las docentes le supieron dar manejo para que no hubiese otra persona lesionada en este hecho”, dijo Luis De La Hoz López, Director Nacional para la Protección de niños y adolescentes.

El funcionario indicó además que “vamos a realizar en la ciudad de Bogotá luego de ir al sitio y vamos a solicitar el ICBF y la Defensoría del Pueblo para que vengan con un equipo disciplinario para empezar a evaluar todas las afectaciones psicológicas que sufrieron los niños, ya que eran 100 niños. Hay que decir que dos niños que no se podían encontrar, pero que uno de ellos que tiene problema de aprendizaje, que se escondió debajo de una mesa y una niña que es la hija de la fallecida. Reitero el compromiso que debe tener el ICBF y la Defensoría para poder atender a estos niños y a sus padres que resultaron afectados, ya que cuando uno lleva a un niño a una institución esperaría que no pasen estos hechos”, contó Luis De La Hoz López.

Remitida

Sobre la docente Arelis Rodríguez Viloria se estableció que el impacto que recibió en su pierna derecha le afectó notoriamente y por ello desde el hospital Nuestra Señora de los Remedios fue remitida a un centro de mayor complejidad en la ciudad de Barranquilla.

“Se encuentra remitida en un centro médico de Barranquilla ya que estamos esperando que evolucione. Nos informaron que la bala le afectó la tibia y el peroné y que además perdió mucha sangre y ella sufre de la hemoglobina”, informó una familiar.

Por su parte Luis Vásquez Arias era sometido ayer a cirugía en el hospital Nuestra Señora de los Remedios para extraerle el impacto de arma de fuego que le afectó uno de sus glúteos.

Se informó además que Carlos Manuel Barros Gutiérrez fue sepultado ayer en el corregimiento de Tomarrazón, jurisdicción de Riohacha, en medio de la tristeza de sus familiares y amigos.

(Visitado 114 veces, 1 visitas hoy)

Te puede interesar